Dieta Atkins

53
dieta atkins

La dieta Atkins, después de haber obtenido muchas críticas en los Estados Unidos, recientemente también ha aterrizado en Europa, donde ha causado un gran revuelo. Es básicamente una dieta baja en carbohidratos, cuyo objetivo es satisfacer las demandas de energía, especialmente a través de grasas y proteínas.

La dieta Atkins propone, por ejemplo, comenzar el día con huevos fritos y tocino, comer un trozo de queso a media mañana y un buen filete con verduras para el almuerzo.

Es, por lo tanto, una verdadera tragedia para los amantes de la dieta mediterránea y para aquellos que, como veremos en pocas líneas, deben vigilar la salud de su corazón.

La dieta Atkins

El cardiólogo estadounidense Robert C. Atkins ideó la dieta del mismo nombre en los años 70 para prevenir y controlar la diabetes mellitus. Más tarde, impulsada por una campaña de promoción masiva (que sería adoptada por numerosas estrellas de Hollywood como Jennifer Aniston y Renee Zellweger), la dieta Atkins ha llegado a un primer plano gracias a su efectividad efectiva en la promoción de la pérdida de peso .

¿Por qué funciona?

Similar en muchos aspectos a la dieta metabólica, la dieta Atkins apunta a mantener niveles constantes de insulina, convirtiendo el cuerpo en una auténtica máquina para “quemar grasa”.

Al limitar fuertemente la ingesta de carbohidratos, esta dieta obliga al cuerpo a utilizar los lípidos y las proteínas como una fuente de energía alternativa. Una estrategia alimentaria similar promueve la pérdida rápida de peso, dado que:

  • Aumenta la sensación de saciedad consiguiendo la reducción natural de la ingesta de alimentos.
  • Aumenta el gasto energético diario (gracias a la alta ingesta de proteínas).
  • Estimula la producción de hormonas anabólicas que, combinadas con una actividad física de potencia (p. ej., culturismo), promueven el aumento de la masa muscular y, en consecuencia, aumentan el metabolismo basal.

Fases de la dieta

La dieta Atkins consta de cuatro fases distintas.

Fase de inducción

El primer período se llama INDUCCIÓN y debe seguirse durante al menos dos semanas.

Durante esta primera fase, la dieta impone una fuerte limitación de la ingesta de carbohidratos, que no debe exceder los 20 gramos por día (tenga en cuenta que en 100 gramos de pasta hay alrededor de 75 gramos de carbohidratos). Por lo tanto, deben evitarse todos los alimentos ricos en carbohidratos, tanto simples como complejos (arroz , pasta y cereales en general, dulces, bocadillos, patatas, bebidas azucaradas, mermeladas, la mayoría de las frutas e incluso diferentes verduras).

Por otro lado puedes comer sin restricciones particulares filetes, pescado, queso, huevos, verduras con un índice glucémico bajo y varios condimentos (solo deben evitarse las grasas hidrogenadas presentes en las margarinas).

De acuerdo con la dieta Atkins, esta primera fase se utiliza para acostumbrar al cuerpo a quemar grasas de manera más efectiva y a estabilizar el azúcar en la sangre.

Continuación de la pérdida de peso

En esta segunda fase, la dieta de Atkins prevé un ligero aumento en la ingesta de carbohidratos. En particular, la porción de carbohidratos en la dieta debe aumentarse en 5 gramos al día, hasta que se alcance el “nivel crítico de carbohidratos necesario para perder peso”.

Para comprender cuándo detener el aumento de la ingesta de carbohidratos, es importante mantener la aguja de equilibrio bajo control. Cuando se detiene la pérdida de peso, la dieta Atkins recomienda volver, reduciendo la ingesta de carbohidratos en 5 gramos al día, hasta alcanzar una pérdida de peso moderada (entre 400 y 1400 gramos por semana).

Este nivel es variable de persona a persona y, sin embargo, mucho más bajo de lo que está acostumbrado a tomar con la dieta tradicional mediterránea (alrededor de 250 gramos de carbohidratos por día).

Los pequeños incrementos de carbohidratos (los famosos 5 g por día) deben cumplirse aumentando ligeramente la ingesta de verduras, frutas no azucaradas y secas. También en esta segunda fase, la dieta Atkins prohíbe estrictamente las pastas, panes, cereales, dulces y derivados.

Pre-Mantenimiento

Cuando está cerca de alcanzar el peso ideal o deseado, ingresa a la tercera fase. Durante este período, la dieta Atkins recomienda aumentar la ingesta de carbohidratos en 10 gramos por semana. El objetivo de esta tercera fase es reducir la pérdida de peso a no más de 500 gramos por semana, preparando al cuerpo para la cuarta y última fase de mantenimiento.

Retención o mantenimiento

En este punto, el sujeto ahora ha aprendido a conocer su cuerpo y, gracias a la fase previa de experimentación, es consciente de la cantidad de carbohidratos necesarios para mantener su peso corporal en un cierto rango de normalidad. La mayoría de las personas también se ven obligadas en esta etapa a limitar la ingesta de carbohidratos entre 60 y 90 gramos por día. Esta restricción hace que la dieta Atkins no sea compatible con los hábitos alimenticios mediterráneos normales.

Suplementos propuestos

Conscientes de la ingesta reducida de fibra, vitaminas y minerales derivados del consumo reducido de cereales y algunas frutas, los defensores de la dieta Atkins recomiendan integrar su menú con multivitaminas, antioxidantes y salvado.

Los peligros de la dieta Atkins

Los carbohidratos son esenciales para el cuerpo, que cada día necesita al menos 120 gramos de glucosa para garantizar el buen funcionamiento del sistema nervioso central.

Respetando los cánones de la dieta Atkins después de un par de días, las reservas de carbohidratos del cuerpo se agotan. Al quemar grasa principalmente, nuestro cuerpo se ve obligado a producir cuerpos cetónicos, dada la imposibilidad del cerebro de usar la grasa para obtener energía.

Estas sustancias (consulte la dieta cetogénica) disminuyen el pH de la sangre (hacen que la sangre sea más ácida) y son responsables de síntomas como náuseas , dolor de cabeza, fatiga y, en casos extremos, coma .

Otros posibles efectos adversos atribuibles a la dieta Atkins incluyen el estreñimiento, la osteoporosis (un alto consumo de proteínas aumenta la eliminación del calcio con la orina *), el insomnio, la hipercolesterolemia, el cáncer de colon y las enfermedades cardiovasculares (satisfacen las demandas energéticas del cuerpo recurriendo a grandes cantidades de grasas animales que aumentan los niveles de colesterol ).

* Sin embargo, debe tenerse en cuenta que el potencial efecto perjudicial sobre la salud ósea probablemente se compense, si no se invierte, por el aumento de la absorción intestinal de calcio y por la estimulación de la síntesis de IGF-1 inducida por las dietas ricas en proteínas.

¿Atkins o no Atkins?

La dieta Atkins somete al cuerpo a un estrés innecesario, ya que los mismos efectos positivos en términos de pérdida de peso también se pueden lograr con regímenes de dieta más saludables.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here